Rock

Live after death…un directo imperdible

Ya en 1985,  la  doncella de hierro  llevaba  cinco discos de estudio y, sin embargo, un solo EP en vivo (Maiden ]apan, 1981). Su mejor formación, constituida en 1982 y protagonista de los acla­mados The number of the beast (1982), Piece of mind (1983) y Powerslave (1984), no tenía documento que avalase su  poderío en el escenario. Y eso había que remediarlo.

Live After Death

En medio del World S!avery Tour, un apabullante periplo mundial de ciento ochenta y siete conciertos, Iron Maiden programó la grabación de una serie de fechas, entre el 14 y el 17 de marzo de 1985, en la ciudad de Long Beach (California, Estados Unidos). De allí sacarían un LP en directo, pero también un vídeo que recogiera el desplie­gue de escenografía egipcia que conceptualizaba la gira de Powerslave. El álbum resultante, Live after death, salió de la última velada cali­forniana. Iron Maiden era un grupo joven y, a la vez, ya una institu­ción en la New Wave Of British Heavy Metal. Estaba en su momento crujiente. El quinteto salió aquel 17 de marzo con ganas de escenario, y a pesar del cansancio acumulado, que comenzaba a minar a los músicos, la motivación permanecía.

La grabación del discurso popularmente conocido como «Lucharemos en las playas», pronunciado por el primer ministro británico Winston Churchill en 1940, introduce el concierto y nos pone sobre aviso: lron Maiden no va a dejar prisioneros. La tríada inicial  es una descarga a bocajarro: «Aces high» suena inapelable, con una ejecución perfecta por parte de cada uno de los músicos. El público está ya entregado y parece difícil mantener este nivel de intensidad. Pero, sin solución de continuidad, estallan «2 minutes to midnight» y «The trooper», con las clásicas armonías de los guitarras solistas  Dave Murray y Adrian Smith.

Justo antes de «Flight of Icarus», Bruce Dickinson chilla por primera vez (de mu­chas) la exhortación que caracteriza este ál­bum en directo: «Scream for me, Long Beach!» (¡Grita para mí, Long Beach!). Desde la pu­blicación de Live after death, el cantante se vería obligado a exigir lo mismo durante el resto de su vida: «Scream for me, Barcelona!», «Scream forme, Helsinki!». Etc.

La cara B del doble LP se abre con los trece minutos del opus «Rime of the ancient mariner», ejecutado en toda su complejidad, con su larguísima letra, sus in­ terludios ambientales y sus muchas partes. Steve Harris, fundador y cerebro, impone con el bajo sus particulares ritmos al galope y, nuevamente, parece increíble que los mú­sicos sean capaces de solventar la papeleta, pero lo hacen. Sigue la épica «Powerslave» y, luego, el himno «The number of the beast». Prestar atención al baterista Nicko McBrain durante unos minutos es resumir la escuela percutora de herederos como Lars Ulrich, de Metallica.

Al término de la cara C  encontramos dos temas revigorizados en directo: «Run to the hills» y «Running free». Durante este úl­timo, Dickinson se certifica como maestro de ceremonias, interactuando con el públi­co, dirigiéndolo, azuzándolo y ganándoselo. Parece inoportuno que esto suceda, precisa­mente, con  una canción popularizada  por su antecesor vocal, el exiliado Paul Di’Anno.

worldslaverytour1

El trecho final del disco, menos inspi­rado, está tomado  de  varias  actuaciones en Londres durante octubre de 1984. Son canciones que, para cuando Maiden llegó a Long Beach, se habían caído del repertorio. Todo el material fue mezclado y producido por su habitual Martín Birch; el mismo que hizo sonar Made in ]apan para Deep Purple. De la portada se encargó, como siempre, el dibujante Derek Riggs.

 

Live after death vendió razonablemente bien (también en España) y fue decisivo pa­ra divulgar la fuerza de lron Maiden como banda en directo. Sin  duda, la reputación del grupo, hoy vaca sagrada en su género, se cimenta aquí, con esta gran obra.
Live After Death es uno de los discos en directo mejor valorados por la prensa, consiguiendo la máxima puntuación en algunas de las publicaciones más leídas como Kerrang (5/5), Allmusic (4.5/5) o About.com (4.5/5). Un LP imperdible que no puedes dejar pasar…Disponible en nuestra tienda virtual...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *